De manera que, teniendo diferentes dones, según la gracia que nos es dada, si el de profecía, úsese conforme a la medida de la fe; o si de servicio, en servir; o el que enseña, en la enseñanza; el que exhorta, en la exhortación; el que reparte, con liberalidad; el que preside, con solicitud; el que hace misericordia, con alegría. Romanos 12:6-8



Por elegir

Director(a) del departamento Juvenil, Misión de las Islas Colombianas

Por elegir

Pendiente

Leer más


Por elegir

Director(a) del departamento Familia, Misión de las Islas Colombianas

Por elegir

MISIÓN

El Departamento de Ministerios de la Familia busca fortalecer, inspirar esperanza y traer la curación a los matrimonios, familias y a individuos a través del amor abundante y gracia salvadora de Cristo Jesús.

VISIÓN

Preparar a familias para el Reino de Dios para ayudar a acelerar la venida de Cristo Jesús.

OBJETIVOS

Reconociendo la fuerza y el apoyo mutuos que la iglesia debe representar para el hogar y el hogar para la iglesia, si es que se va a convertir en una realidad la misión de la iglesia, el Departamento del Ministerio de la Familia ha adoptado los objetivos siguientes:

1. Proclamar el mensaje reanimador y restaurador del evangelio eterno dentro del contexto de la vida familiar. Cristo es y debe ser reconocido como el Salvador y Cabeza de cada hogar. En él, los miembros de la familia están en paz con Dios y los unos con los otros. Al acercarse a él, se acercan unos a otros en amor, espíritu de perdón, reconciliación, restauración y renovación.
2. Reafirmar y fortalecer a cada familia adventista como la unidad elemental dentro del discipulado. El propósito del Departamento del Ministerio de la Familia es que se logre una comprensión más profunda de la dimensión correlativa de ser y de hacer discípulos y el de fortalecer a los miembros de la familia para hacer discípulos dentro de la familia. Se ve a la pareja matrimonial como la unidad primaria de la familia. El departamento desea proveer a las parejas y a las familias acceso a oportunidades de educación, mejoramiento y orientación a fin de incrementar el desarrollo de las habilidades de vinculación armónica necesarias para la efectiva labor del discipulado mutuo y el crecimiento óptimo de un matrimonio cristiano, de las relaciones filiales y familiares en un círculo más amplio.
3. Capacitar a los padres y a las familias para incrementar las posibilidades de una transferencia exitosa de los valores adventistas a la siguiente generación. El Ministerio de la Familia produce materiales y provee oportunidades de aprendizaje dentro del marco de la iglesia y de la familia, diseñados para capacitar a los padres para que presenten en forma atractiva los valores bíblicos a los niños y jóvenes. El departamento estimula una atmósfera dentro de los hogares e iglesias, que promueve la formulación de preguntas y la discusión constante en relación con los valores y dogmas cristianos entre padres e hijos, jóvenes y adultos, dirigentes y miembros, en un esfuerzo por fomentar el desarrollo de una fe madura.
4. Crear una experiencia tipo “familia de Dios” en cada Iglesia Adventista del Séptimo Día. El Ministerio de la Familia fomenta una atmósfera en la que se respeta y celebra la diversidad dentro del contexto de la congregación y de la Iglesia mundial, reconociendo que tal unidad no se encuentra en la uniformidad, sino en Cristo, la Cabeza del cuerpo. Por medio de una entrega coparticipativa hacia un mensaje y misión comunes y una recíproca apertura, honestidad y vulnerabilidad con respecto a las relaciones entre unos y otros, la unidad que hemos encontrado en Cristo puede transformarse en una realidad viviente.
5. Facultar a las familias para una testificación atractiva. Aparte de la prioridad dada al hogar como el más importante campo misionero, el Ministerio de la Familia ayuda a las familias a descubrir y utilizar sus dones espirituales en la comunidad que les rodea. El departamento anima y capacita a las familias para relacionarse en forma atrayente con miembros de la familia que no son creyentes, entablar amistad con sus vecinos, compartir las buenas nuevas de la vida en Cristo y apoyar a través de sus oraciones, ofrendas y actos de servicio, los esfuerzos misioneros de la iglesia.

Leer más


Por elegir

Director(a) del departamento Mujer, Misión de las Islas Colombianas

Por elegir

En proceso

Leer más


Angelina Veloza Jay

Director(a) del departamento Infantil y del Adolescente, Misión de las Islas Colombianas

Angelina Veloza Jay

La señora Angelina es natural de la isla de San Andres

Leer más


Pendiente

Director(a) del departamento Comunicaciones, Misión de las Islas Colombianas

Pendiente

El Departamento de Comunicación funge en calidad de facilitador en favor de la administración y todos los departamentos de la iglesia en su labor de testificación ante la comunidad, ayudando a enviar su mensaje de esperanza al mundo.

Para lograrlo, el departamento utiliza todos los medios disponibles y produce contenidos relevantes para los diferentes públicos, tanto internos como externos.

MISIÓN: “Construyendo Puentes de Esperanza”

VISIÓN: Crear una imagen favorable de la iglesia, su misión, vida y actividades de testificación, utilizando los más efectivos medios de comunicación.

PROPÓSITO: Dar a conocer en forma entusiasta y amante, el mensaje de los tres ángeles de Apocalipsis 14, en forma tal que las personas sean atraídas a Jesucristo y elijan seguirlo.

El efecto deseado de nuestra misión y actividades es crear una imagen favorable de la iglesia, de su misión, vida y actividades; y de testificar a fin de que muchos puedan seguir a Cristo y convertirse en miembros de su iglesia.

Leer más


Pendiente

Director(a) del departamento Educación, Misión de las Islas Colombianas

Pendiente

El Departamento de Educación existe con el propósito de promover la causa de la educación cristiana y de dar consejos en el establecimiento, supervisión, mantenimiento y operación de las escuelas, colegios y universidades de la denominación en el territorio de la División Interamericana.

La Iglesia Adventista del Séptimo Día, por medio de su programa educativo, desea ayudar a la juventud a prepararse para una ciudadanía efectiva en esta tierra, y una ciudadanía gratificante en la tierra nueva. El programa educativo de la iglesia concede importancia primordial a la edificación del carácter y al fundamento espiritual de la vida de sus niños y jóvenes. Aún más, hace provisión abundante para la adquisición e interpretación de lo que es apropiado del cúmulo de conocimientos y habilidades seculares comunes para el desarrollo mental, social, vocacional y físico.

OBJETIVOS DE LA EDUCACIÓN ADVENTISTA

Educación elemental y secundaria. La Iglesia Adventista del Séptimo Día desea proveer para toda su juventud una educación general que esté dentro del marco de la ciencia de la salvación. Han de estudiar los fundamentos y los ramos comunes del conocimiento, a fin de adquirir habilidad y mantener un nivel elevado de enseñanza.

La escuela elemental de la iglesia ayudará a cada niño a desarrollar (1) cariño y aprecio por los privilegios, derechos y responsabilidades garantizados para cada individuo y grupo social y (2) respeto y una actitud sana hacia cada unidad de la sociedad—el hogar, la iglesia, la escuela y el gobierno. La escuela elemental ofrecerá un programa organizado que asegure el desarrollo adecuado conducente a la salud integral, tanto en lo espiritual como en lo físico, mental y emocional, proveyendo un fondo básico de conocimientos prácticos e intelectuales para la vida diaria.

La escuela secundaria dependiente de la iglesia, afirmada sobre los resultados obtenidos por la escuela primaria, tiene por estructura básica la edificación del carácter y tratará de funcionar en forma realista, elevando el nivel y mantenimiento de cada alumno en lo referente a la salud, el dominio de los procesos fundamentales del aprendizaje, la conducta digna en el hogar, la destreza vocacional, la instrucción cívica, el debido empleo del tiempo libre y la madurez ética. La escuela secundaria, como instrumento de la filosofía de la iglesia, tratará de alcanzar objetivos de dedicación espiritual, auto desarrollo, ajuste social, responsabilidad cívica y eficiencia económica.

Educación superior. La Iglesia Adventista del Séptimo Día dirige instituciones de enseñanza superior con el propósito de proveer oportunidades especiales para la juventud adventista del séptimo día que haya terminado sus estudios secundarios en forma satisfactoria y que tiene deseos de proseguir estudios superiores en artes y ciencias para la obtención de títulos que les preparen para la vida, o para admisión en instituciones de posgrado.

Las instituciones dependientes de la iglesia, al hacer su obra de custodia, de creatividad y de evaluación ayudan a los alumnos a desarrollar valores. éticos, religiosos y sociales compatibles con la filosofía y las enseñanzas de la iglesia, valores que preparan al egresado para el oficio de su elección o vocación dentro de la organización o fuera de ella. Estas instituciones también ayudan a desarrollar en sus alumnos un concepto más elevado del servicio a Dios y a los hombres.

Educación posgraposgraduada. La educación adventista es integral; es decir, abarca la vida del hombre como un todo. Las obras humanas, las instituciones y la historia son contempladas desde el punto de vista del origen divino del hombre y su destino revelado en la Palabra de Dios. La libertad humana, tanto académica como personal, procura una búsqueda progresiva y un descubrimiento de la verdad que existió primero en la mente de Dios y se le ha permitido al hombre volver a descubrir mediante la revelación, el estudio, la reflexión y la investigación. El producto final debe ser, no un intelectual aislado, sino un cristiano más maduro y consagrado.

La tarea esencial de una universidad adventista del séptimo día o colegio superior para estudios posgraduados, es el dominio de la evaluación crítica, el descubrimiento y la difusión del conocimiento y de la erudición en comunidades de intelectuales cristianos. La iglesia apoya la instrucción para posgraduados con el fin de hacer efectivo, tanto en el maestro como en el alumno, el discernimiento intelectual y los valores provistos por la fe y las doctrinas cristianas que constituyen una dimensión vertical en el estudio de las artes y ciencias, así como también el estudio del hombre y de sus instituciones. En un grado mayor que en la educación secundaria, la escuela superior debe preocuparse por el descubrimiento, la evaluación crítica y la aplicación del conocimiento al pensamiento y a la conducta humana.

En estas comunidades de intelectuales se harán esfuerzos especiales para fomentar el espíritu inquisitivo que no se conforma con dominar lo conocido, sino que diligentemente explora lo desconocido. Los intelectuales adventistas participan en el engrandecimiento de las islas del conocimiento que existen en los inmensos mares de lo desconocido que rodean a la humanidad. La educación superior requiere la aplicación de las técnicas de investigación y evaluación existentes en las leyes de la evidencia. Tanto el educador cristiano como el alumno avanzado emplean los sistemas de evidencia de la razón y la ciencia, pero también reconocen la validez de la revelación divina, a la que conceden una posición suprema.

En conclusión, toda la educación superior adventista se dedica a la promoción y preparación de dirigentes para la iglesia e instituciones y para aquellos oficios y profesiones de servicio en cuyo desempeño pueden testificar de Dios en forma efectiva y fomentar tanto el buen nombre como la misión mundial de su iglesia.

Leer más


Georgina Castillo Brackman

Director(a) del departamento Escuela Sabática, Misión de las Islas Colombianas

Georgina Castillo Brackman

La hermana Georgina es natural de San Andrés Islas y cursó sus estudios en el Instituto Bolivariano.

El Señor la llamó a servirle en la Iglesia Central durante tres años ocupando los cargos de Asistente de Ministerio Personal y Secretaria de Escuela Sabatica y posteriormente en la Iglesia de Fisher Rock por más de 20 años desempeñando cargos como directora de MM, jóvenes, Club de Conquistadores, Escuela Sabática y en la actualidad como directora de Min. Personal y anciana.

 

Leer más


Jeraldine Sarmiento Mesino

Director(a) del departamento Mayordomía Cristiana, Misión de las Islas Colombianas

Jeraldine Sarmiento Mesino

La hermana Jeraldine nacio en San Andres. Se graduo como Administradora de empresas en la UNAC. Trabajo por muchos años con la Capitania de Puerto y actualmente se desempeña como Tesorera de la Misión de las Islas Colombianas.

Leer más


Pendiente

Director(a) del departamento Evangelismo, Misión de las Islas Colombianas

Pendiente

FILOSOFÍA

El departamento de Evangelismo de la UCN desarrolla la obra de inspirar y promover el evangelismo público entre los pastores y líderes de la iglesia local.

La tarea de hacer evangelismo está relacionada al cumplimiento de la misión que la Iglesia debe alcanzar. Por lo tanto, el evangelismo debe involucrar todas las áreas, los miembros y los departamentos de la Iglesia.

MISIÓN

El departamento de Evangelismo tiene como misión enseñar y llevar a los pastores y líderes locales a hacer evangelismo. Coordinar el programa de evangelismo de la Asociación/Misión y Unión. Trabajar con todos los departamentos de la Iglesia en la orientación de los objetivos de evangelismo.

Propósitos

1. Promover la planificación del evangelismo para la Unión.

2. Elaborar y coordinar planes y estrategias para alcanzar los objetivos del evangelismo.

3. Enfatizar los programas de capacitación para pastores y ancianos en las actividades de ganancia de personas para Cristo.

4. Buscar enseñar métodos nuevos y antiguos.

5. Producir materiales para el programa de evangelismo.

6. Facilitar la adquisición de equipos para el evangelismo.

7. Realizar campañas de evangelismo en toda la Unión Colombiana del Norte.

8. Motivar los pastores a realizar sus propias campañas.

9. Apoyar a los departamentos y a la Asociación Ministerial en la motivación de los obreros voluntarios.

10. Ministrar cursos de evangelismo.

11. Promover bautismos.

12. Trabajar en conjunto con el departamento de Misión Global para alcanzar nuevos lugares.

13. Conservar las estadísticas de crecimiento.

14. Promover el Evangelismo Integrado.

15. Promover cultos de evangelismo los domingos por la noche y las clases bíblicas bautismales.

16. Apoyar, organizar y realizar evangelismo vía satélite.

Leer más


Enaida Veloza Jay

Director(a) del departamento Salud y Temperancia, Misión de las Islas Colombianas

Enaida Veloza Jay

Enaida Veloza Jay nació en San Andrés Isla el 19 de julio de 1971, miembro de la Iglesia Adventista desde los 8 años cuando fue  bautizada en Hill Seventh Day Adventist Church, a los 10 años fue nombrada directora de salud de su iglesia y fue desde ese momento cuando leyo el libro Régimen Alimenticio de la hermana White, que empezo a practicar y promocionar la reforma pro salud.

Realizo sus estudio primarios y hasta el 7 grado de bachillerato en un colegio publico. Es graduada de la normal de ICOLVEN donde  ingreso al grado 8o.

Licenciada en Educación Básica primaria de la Universidad de San Buenaventura. A los 17 años llego a ser obrera  de la Misión de las Islas  Colombianas, donde trabajo con el Colegio Modelo Adventista por 22 años como docente, coordinadora y rectora fundadora del Colegio Modelo Adventista en la Isla de Providencia. En su afán de conocer y promocionar la reforma pro salud, ha visitado los diferentes centros de vida sana en el país y el de Wildwood y Juice Pine en USA.

Leer más




NUESTRAS CREENCIAS
SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN DE ESPERANZA

NUESTRAS CREENCIAS
NUESTRAS CREENCIAS

Las creencias adventistas tienen el propósito de impregnar toda la vida. Surgen a partir de escrituras que presentan un retrato convincente de Dios, y nos invitan a explorar, experimentar y conocer a Aquel que desea restaurarnos a la plenitud.

Leer más.


Síguenos en